Banner Challeng LisboaVictory Endurance Noviembre 2015Banner Compex Navidad

09
Vie, Dic

¿Cómo entrenar las transiciones en triatlón?

Tri-consejos

El entrenamiento de transiciones es el gran olvidado por parte de los triatletas

 

transiciones en el Triatlón

 

En este artículo nuestro colaborador Personal Running nos cuenta 5 trucos de cara a que en carrera perdáis el menor tiempo posible en las transiciones en un triatlón:

 

QUITARSE EL NEOPRENO:

En carreras donde utilicemos el neopreno, es importante no perder tiempo en la T1 quitándonoslo. Para ello, es importante practicar en la playa, pantano o mismamente en la piscina de la siguiente forma:

 

Lo primero que debemos hacer una vez tocamos tierra es desabrochar completamente la cremallera de atrás, sacar un brazo, luego el otro, y bajárnoslo hasta la altura de la cintura. Así proseguiríamos nuestro camino hacia el box. Una vez en frente de la caja, es cuando nos quitamos el gorro y las gafas para que no nos entorpezca la maniobra anterior. Una vez en el box, debemos meter gorro y gafas en la caja y realizar dos tirones enérgicos, secos y rápidos hacia abajo.

 

El primer tirón nos dejará el neopreno a la altura de las rodillas, el segundo casi en los tobillo. Es aquí donde debo realizar una elevación fuerte de rodilla tirando hacia arriba mientras el pie contrario pisa el neopreno. Después haríamos lo mismo con la otra pierna. Si tras estas maniobras no hemos conseguido que salga, es cuando meteríamos uno o dos dedos para terminar de sacárnoslo.

 

SUBIRSE EN MARCHA A LA BICI:

Es una técnica que hay que dominar. En la T1 no debemos perder tiempo poniéndonos las zapatillas, corriendo con las calas, parando y subiéndonos a la bici desde parados. La forma más rápida es subirse en marcha con las zapatillas puestas en los pedales. Para ello es conveniente en primer lugar practicar el “salto” a la bici de la siguiente forma:

 

Búscate una recta ancha, llana o con cierto desnivel favorable y sin tráfico. Corre dirigiendo la bicicleta con tu mano preferente siempre agarrándola por el sillín. Cuando hayas recorrido aproximadamente 20-30m pasa a agarrar la bicicleta por el manillar con ambas manos, una vez ahí, carga el peso sobre el pie del lado contrario a la bicicleta y al tiempo que tomas impulso con ese pie pasa la pierna contraria por encima del sillín.

 

El secreto para no hacerse daño es que en primer lugar se apoye la parte interior del muslo y posteriormente el trasero se asiente en el sillín. Si tratamos de hacerlo de primeras bruscamente es posible que nos hagamos daño e incluso partamos la tija.

 

COLOCA BIEN LAS ZAPATILLAS EN LOS PEDALES:

Para que las zapatillas se queden bien fijadas a los pedales, estáticas y paralelas al suelo es necesario colocarle gomas elásticas. Para ello, la zapatilla debe ser específica de triatlón, porque este tipo de zapatilla presenta en la parte posterior un soporte para atar la goma.

 

Normalmente, la goma de la zapatilla del lado del cambio va atada al desviador delantero o incluso al portabidón. La goma del lado contrario normalmente va al cierre de la rueda trasera.

 

transiciones en el Triatlón

 

METER LOS PIES DENTRO DE LAS ZAPATILLAS DE BICI: 

Una vez estemos subidos en la bicicleta y haber conseguido cierta inercia, es importante practicar la técnica de meter los pies en las zapatillas.

 

Para ello, sin prisa pero sin pausa, debo mirar hacia abajo, apuntar con la punta de los dedos hacia la apertura de la zapatilla e introducirlos con un movimiento rápido y simultáneo. Una vez los dos pies estén dentro de las mismas, empezaríamos a pedalear para no perder inercia, al tiempo que vamos terminando de abrocharlas.

 

BAJADA DE LA BICI EN MARCHA:

Tras haber recorrido unos metros con las zapatillas bien abrochadas, procederíamos a realizar la maniobra contraria simulando la entrada en la T2.

 

Para ello, comienza a desabrocharte los cierres a medida que vas pedaleando. Después saca los pies y ponlos encima de ellas para realizar las últimas pedaladas de aproximación hasta la línea de desmonte. El último paso es bajarte. Apoya el peso sobre tu pierna preferente, pasando por detrás del sillín la pierna contraria agarrando fuertemente el manillar con ambas manos.

 

Una vez que las dos piernas estén a la misma altura y aminoramos la velocidad, pondríamos pie a tierra y seguiríamos corriendo hacia el box agarrando de nuevo la bici por el sillín con una mano. El primer pie que apoyamos siempre es el contrario al de apoyo, es decir, el de la pierna que hemos pasado por detrás del sillín.

 

CORDONES ELÁSTICOS EN LAS ZAPATILLAS DE CORRER:

Es clave utilizar cordones elásticos y no los convencionales, ya que perderíamos mucho tiempo en atarlos. Practica en casa el modo de meter los pies rápidos y regula tú mismo la fuerza del cordón encontrando el punto intermedio en el que te permita meter el pie bien y a su vez no se te quede demasiado suelta para correr. Si utilizamos polvos de talco y los esparcimos por la plantilla, al pie le costará menos aun entrar.

 

Por último y a modo general, el mejor consejo que podemos dar es que no esperemos a la carrera para practicar o experimentar estas cosas. Esto debe estar bien ensayado en casa y sólo debemos hacer aquello de lo que tenemos seguridad de ejecutar correctamente.

 

Más información sobre Personal Running en su web: http://personalrunning.com/web/

Foto: ITU, Personal Running

¿Todavía no nos sigues en redes?

Tambíen te puede interesar...