Beneficios del entrenamiento para tu mente

¿Alguna vez te has parado a pensar en esas buenas sensaciones emocionales y psicológicas que te aparecen cuando terminas de entrenar?

Pues no es cosa tuya ni del azar, sino de todos los beneficios psicológicos que conlleva el ejercicio físico.

Primero vamos a especificarte que la actividad física, entendida como cualquier movimiento que tienen los músculos y que tiene como consecuencia un gasto de energía, no debe confundirse con el ejercicio físico, actividad física, planificada y repetitiva cuyo objetivo es mejorar el funcionamiento del organismo.

Es decir, el día a día conlleva actividad física (pasear, subir escaleras, limpiar, cocinar, etc.) pero cuando realizamos ciertas actividades físicas con una planificación, estructura y repetición (esto es un entrenamiento) hablamos de ejercicio físico.

Además de todos los beneficios para la salud física que conocemos, el entrenamiento conlleva multitud de mejoras a nivel de salud emocional y psicológica que te explicamos a continuación:

Los químicos de la felicidad.

El ejercicio provoca una serie de reacciones químicas en nuestro organismo que dan lugar a la liberación de sustancias como la serotonina y las endorfinas que se relacionan con la sensación de felicidad y euforia y por tanto con el humor.

Disminuye el estrés.

La norepirefrina (noradrenalina) es otro químico que puede aumentar su producción con el ejercicio e interviene en la regulación del estrés en el cerebro.

Además el ejercicio físico disminuye los niveles de cortisol, hormona relacionada con el estrés.

Mejora la autoestima.

Un bucle encadenado que comienza con sentirte mejor, querer repetir el entrenamiento al día siguiente y se materializa en una mejor imagen personal y sensación de bienestar.

Alivia la ansiedad.

La liberación, durante y después del ejercicio, de neurotransmisores ayuda a la liberación de ansiedad aportando una sensación de calma mayor que al comienzo del mismo

Disminuye y previene el deterioro cognitivo.

El aumento de ciertas sustancias químicas que se produce en el cerebro con el ejercicio previenen la degeneración de neuronas del hipocampo, reduciendo el riesgo de enfermedades degenerativas como la demencia.

Mejora tu memoria.

El ejercicio regular mejora la habilidad de aprender cosas nuevas y la memoria, debido a que aumenta la producción de células del hipocampo responsables de la memoria y el aprendizaje.

Aumenta la capacidad cerebral.

Está demostrado que al hacer ejercicios el cerebro produce más neuronas y aumentan las conexiones entre ellas (neurogénesis)

Mejora tu productividad.

Diversos estudios han señalado que trabajadores que practican ejercicio regularmente son más productivos y tienen más energía que aquellos más sedentarios.

Como puedes observar, son todo beneficios. a nivel físico y nivel psicológico y emocional el ejercicio físico puede aportarte un bienestar que está al alcance de cualquiera.

Coger el hábito será lo más complicado, pero una vez que consigas la rutina de entrenamiento no querrás saltártela.

Laura García Cervantes
Laura García Cervantes.
Dra. Ciencias de la Actividad Física y el Deporte

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba