Banner Challeng LisboaVictory Endurance Noviembre 2015Banner Compex Navidad

06
Mar, Dic

¿Cómo dar el paso del Triatlón Olímpico al media distancia?

Tri-consejos

Antes de dar un paso tan importante es imprescindible haber realizado una progresión competitiva adecuada

 

Paso del triatlón olímpico a media distancia

 

Nuestro colaborador Personal Running nos cuenta a  continuación una serie de consejos relacionados con aquellos aspectos que consideramos primordiales a la hora de pasarse de la distancia olímpica a la media o larga distancia:

 

EXPERIENCIA O BAGAGE EN COMPETICIÓN:

Antes de dar un paso tan importante es imprescindible haber realizado una progresión competitiva adecuada, es decir, haber dado correctamente con anterioridad los correspondientes pasos previos. Haber debutado en distancia sprint y haber disputado varios triatlones de este tipo (750-20-5) y posteriormente haber finalizado los suficientes triatlones olímpicos  (1500-40-10) como para estar seguro de que dominas la distancia tanto a nivel físico como mental.

 

Quizás un posible ejemplo de progresión adecuada podría ser preparar durante una temporada triatlones sprint y si todo va bien concluir con un olímpico. En la temporada siguiente podrían prepararse dos o tres triatlones olímpicos a lo largo de la temporada y al tercer año dar el salto a la media distancia (1900-90-21), incluyendo en su preparación por ejemplo alguna media maratón.

 

Si pensáramos ya en pruebas de más distancia tipo Ironman (3800-180-42), lo ideal quizás sería continuar esta progresión y permanecer un par de temporadas más prefijando como objetivo un par de Medios Ironman y si todo ha ido bien encaminar a partir de ahí la preparación hacia el Ironman incluyendo alguna maratón dentro de su preparación.

 

MATERIAL:

Prácticamente en cuanto a material no habría apenas cambios. Lo que usemos en pruebas de corta distancia nos podría valer a priori para pruebas de media o larga distancia. Teniendo en cuenta que la distancia olímpica suele ser con drafting, la bicicleta supondría quizás el cambio principal si buscamos obtener un mayor rendimiento en pruebas de media y larga distancia. En este caso, las bicicletas tipo “cabra” o de contrareloj sustituiría a la bicicleta de ruta convencional, que nos proporcionaría una mayor comodidad principalmente, y al mismo tiempo haríamos más eficaces y menos lesivos nuestros kms sobre ella.

 

Tal vez otros aspectos a tener en cuenta en cuanto a material sería la indumentaria o nuestra ropa de competición. El clásico mono o integral que solemos llevar en distancia olímpica puede llegar a ser molesto o incómodo en pruebas de mayor duración, siendo más utilizado el dos piezas (top y short).

 

Y por último, también podríamos mencionar todos aquellos accesorios que no usaríamos en pruebas de menor duración como pueden ser bidones aero especiales para bicis de contrareloj o cinturones adaptados para portar cantimploras en la carrera a pie, todo ello destinado a poder autoabastecerse mejor y más cómodamente durante un tiempo tan prolongado de ejercicio.

 

Paso del triatlón olímpico a media distancia

 

ALIMENTACIÓN:

El tema de la alimentación y la suplementación representa un aspecto esencial dentro de la preparación de carreras de mayor distancia. Al pasar a permanecer un mayor tiempo en competición, debemos cuidar, entrenar y tener muy atado el tema de suministrar al organismo toda la energía que necesita, que sabemos que nos irá bien y que no nos jugará malas pasadas.

 

En distancia olímpica, con una buena cena el día anterior rica en hidratos, un par de bidones con agua y sales y un par de geles nos valía para completar la prueba sin problemas. Si hablamos de media o larga distancia, todo el tema de suplementarse en carrera se acompleja.

 

Para ello, durante nuestros entrenamientos debemos simular y probar aquellos productos que consideremos que nos irán bien el día de la carrera, pasando a ser un componente tan importante o incluso más que el propio contenido del entrenamiento, ya que sin combustible la maquinaria no puede funcionar, y cuanto mayor es la distancia más combustible necesita.

 

PREPARACIÓN FÍSICA:

Ante este paso, hemos de preparar al cuerpo de una forma distinta a como lo hacíamos cuando entrenábamos para un triatlón olímpico. El contenido de nuestro programa de entrenamiento adoptaría una forma diferente.

 

A parte por supuesto de que nuestras cargas y horas de entrenamiento semanales aumentarían en función de si preparamos un Medio o un Ironman, el tipo de entrenamiento sufriría también una serie de modificaciones, todas ellas enfocadas a facultar al organismo para aguantar esfuerzos prolongados, constantes y mantenidos priorizando el componente aeróbico según aumentamos la distancia que preparemos y alejándonos cada vez más de ese entrenamiento donde destaca más el componente anaeróbico mediante el cual tratábamos de facultar al organismo para que tanto muscular como fisiológicamente fuéramos capaces de aguantar un menor tiempo con un ritmo cardiaco mucho más elevado y así como poder responder, aguantar, tolerar y limpiar todo lo que resulta de esfuerzos más explosivos como cambios de ritmo o acelerones propios de la distancia olímpica.


PREPARACIÓN MENTAL:

El triatleta que decida dar el paso hacia la media o larga distancia ha de ser consciente de que aunque sobre el papel y sobre los números sea simplemente una multiplicación por dos, en realidad sobre el asfalto la multiplicación es mucho mayor. Un Medio Ironman sobre el papel es dos veces un olímpico, pero mental y físicamente te das cuenta de que cada kilómetro que pasa cuenta y pesa mucho más que el anterior, todo se acumula y se suma máx exponencialmente. La relación real no es comparable. Tener claro el sacrificio y ser conscientes y realistas de lo que nos proponemos y a lo que nos enfrentamos siempre manteniendo un respeto al deporte y a la distancia es fundamental.

 

Sin una cabeza preparada no sólo para competir sino también para invertir horas y horas de entrenamiento que muchas veces serán en soledad, dar este salto no sería posible.

 

Sin una cabeza preparada que sea capaz de decirle al cuerpo que sí cuando éste dice no, dar este salto no sería posible.

 

Es clave por ello, comprender ésto y antes de dar el paso estar convencido al 110% de todo lo que conlleva, ya que la cabeza el motor principal de un deportista.

 

Más información: http://personalrunning.com/

Foto:PR, Triatlón Gavá

¿Todavía no nos sigues en redes?

Tambíen te puede interesar...