Artículos entrenamiento

La técnica y las series, las claves para aumentar tu velocidad en natación

Las series, la clave para tu mejora. Ni son siempre al máximo ni son siempre a ritmo “crucero”.

Si no consigues mejorar tu velocidad de nado, prueba a modificar tus rutinas de entrenamiento con estos consejos.

Piensa en un coche, tener 5 velocidades será nuestro objetivo para mejorar los ritmos de nado, ahora te explicamos cómo diferenciarlos y trabajarlos.

Cuando empieces el entrenamiento debes nadar a un ritmo cómodo. Escucha tu respiración y mira tú pulso al terminar el calentamiento, si es similar a cuando haces series, te has pasado de intensidad.

La técnica

La técnica debes realizarla a un ritmo similar al calentamiento o ligeramente superior, dado que el objetivo es mejorar e interiorizar la corrección de errores debes llevar una velocidad que te permita hacerlo.

Las series

Las series, la clave para tu mejora. Ni son siempre al máximo ni son siempre a ritmo “crucero”. Debes distinguir el ritmo en función del objetivo y alternar los tipos de entrenamiento para poder mejorar. Algunas propuestas:

Series cortas (25-100 metros).

Principalmente las utilizamos para trabajar la velocidad crítica de nado, marcar un ritmo ligeramente superior al de competición con descansos breves.

Estas distancias también se utilizan para trabajar tolerancia al lactato, un hecho más que frecuente que ocurre en las salidas de los triatlones dado que la velocidad de nado hasta la primera boya es alta. Algunos ejemplos:

  • Velocidad superior a competición: 10×100/20” ritmos -3seg del ritmo de 750 en competición
  • Tolerancia al lactato: 4×25/10” ritmo medio + 100 ritmo alto

Series medias (200-400 metros).

Trabajamos la resistencia aeróbica con ritmos medios y descansos entre 30 segundos y un minuto y medio. 

Este tipo de series nos permiten aprender a interiorizar los ritmos en distancias más largas hasta conseguir hacerlo en la distancia objetivo. Por ejemplo:

  • Para distancia sprint: 3×250/30” ritmo similar al 750 en competición
  • Para distancia olímpica: 4×300/40” ritmo similar al 1500 en competición

Series largas (a partir de 400 metros).

Aunque puedes utilizarlas para cualquier distancia que quieras preparar, si tu objetivo es media o larga distancia, incluir series largas te va a permitir no entrar en la monotonía del “nado continuo” y poder establecer ritmos próximos a la competición. Por ejemplo:

  • Para distancia olímpica: 400/1”+800/2’+400/1’ ritmo próximo al 1500 en competición
  • Para media distancia: 1000/2’ + 600/1’30” + 400/1’ ritmo próximo al de competición

 Prueba a incluir nuevas formas de entrenar tus ritmos de nado y hacer más dinámicos tus entrenamientos, seguro que notas la diferencia!

 Laura García Cervantes

firma_laura_garcua_cervantes La técnica y las series, las claves para aumentar tu velocidad en natación Artículos entrenamiento

 

Etiquetas
triatlonnoticias.com
Botón volver arriba
error: No puede hacer esta acción
Cerrar