Lesiones por sobrecarga: cómo prevenir las lesiones al entrenar

Las lesiones por sobrecarga suelen ocurrir concurrir una carga física y a la vez repetitiva.

Se trata de cualquier tipo de lesión muscular o articular, que se produce a causa un traumatismo reiterado. Las tendinitis y las fracturas por estrés son buena muestra y ejemplo de este tipo de lesiones.

Causas frecuentes

Por lo general, las lesiones por sobrecarga se pueden originar por:

  • Errores durante el entrenamiento. El primer error que hemos cometido cuando sufrimos una lesión de este tipo es querer abarcar mucho entreno y demasiado rápido. Avanzar demasiado rápido, hacer ejercicio durante mucho tiempo o, simplemente, practicar repetitivamente una actividad puede distender los músculos y causar una lesión por sobrecarga.
  • Errores en la aplicación de la técnica. Aplicar una técnica de manera incorrecta también puede resultar fatal para el cuerpo. Si no cuidas la forma en la que ejecutas los ejercicios de fortalecimiento muscular, puedes someter a los músculos a exceso de tensión que cause la lesión.

Factores de riesgo

No todo el mundo tiene la misma propensión a sufrir lesiones musculares por sobrecarga. Esto puede varias en función de diferentes factores. Las lesiones por uso excesivo y repetitivo son más probables a medida que vamos envejeciendo y en especial si no admitios el efecto que esto puede tener sobre el organismo, modificando nuestra rutina diaria cuando realizamos ejercicio o actividad deportiva.

Si por alguna de todas las causas citadas o factores de riesgo has sufrido alguna lesión deportiva puedes confiar enDermaplast Active.

Consejos para evitar las lesiones por sobrecarga

  • Adopta la forma y el equipamiento correcto. No importa si empiezas una nueva actividad o si has estado practicando deporte durante mucho tiempo, piensa en dejarte asesorar por un profesional cualificado o entrenador personal. Usar la técnica correcta es fundamental para prevenir este tipo de lesiones.
  • Asegúrate de usar el calzado adecuado para cada actividad. Lo ideal es cambiarlo cada cierto tiempo dependiendo de las horas de uso. Por ejemplo, es recomendable cambiar tus zapatillas de runing cada 700-900 kilómetros.
  • Tómate tu tiempo.Si estás empezando un nuevo programa de entrenamiento, trata de espaciar tus entrenos dejando lugar a la recuperación suficiente de los músculos.
  • También es una buena idea tomarte tu tiempo para realizar un buen calentamiento antes de hacer actividad física y hacer el enfriamiento cuando termines.
  • Aumenta progresivamente la intensidad y duración de tu entreno .Cuando tengas que variar la duración y la intensidad de una actividad física, hazlo poco a poco y progresivamente. Por ejemplo, si vas a aumentar la cantidad de peso para un ejercicio de fuerza no lo hagas en más de un 10 por ciento por semana hasta que llegues al nuevo objetivo.
  • Fortalece tus músculos . Asegúrate de incluir el fortalecimiento de los grupos musculares más importantes de los brazos, las piernas y el torso al menos dos veces por semana.
  • Varía tu rutina con entrenamiento cruzado.  Una buena variedad de actividades de bajo impacto, como caminar, andar en bicicleta, nadar o trotar dentro del agua, puede ayudar a prevenir las lesiones por sobrecarga permitiendo que tu cuerpo use distintos grupos musculares y no sobrecargar ninguno en particular.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Change privacy settings