Artículos entrenamiento

5 consejos para entrenar en días calurosos

Normalmente tratamos de evitar los entrenamientos en días muy calurosos, pero si eres de los que viven en zonas de temperaturas elevadas al final te tocará hacerlo.

Te presentamos unas pautas para que puedas llevar de forma más segura los entrenamientos en esos días.

 Hidratación

Punto principal de partida para el entrenamiento y más aún en días calurosos. Imprescindible llevar con nosotros un sistema de hidratación que nos sea cómodo, aunque no debes limitar únicamente la hidratación al tiempo de entrenamiento

Busca crear un hábito saludable de beber 2,5-3L al día además de lo que incluyas en el entrenamiento. Esto hará que tu cuerpo mantenga un estado constante de hidratación.

Ropa.

Adecúa tu ropa a la temperatura, prendas ligeras y tejidos transpirables son los mejores aliados para el entrenamiento con calor.

Utiliza colores claros y suaves que no favorecen la absorción de calor e incluye complementos como gorra, visera o gafas de sol para protegerte en estos días.

Protege tu piel.

El protector solar no puede faltar si vas a realizar un entrenamiento al sol. En muchas ocasiones evitamos el protector solar porque aumenta la sudoración, para solventar este problema busca protectores solares adecuados al deporte.

Las quemaduras del sol, además de ser una importante lesión para tu piel, aumentan el riesgo de deshidratación.

Comidas previas.

Es recomendable evitar comidas copiosas antes de los entrenamientos, de forma que el proceso de la digestión no requiera mucha energía.

También es muy aconsejable que optes por comidas «veraniegas» tipo ensaladas, cremas frías, fruta y verdura de temporada con un alto contenido en agua.

Adáptate y adapta tu entrenamiento.

Llevar a cabo un periodo de aclimatación de 1 o 2 semanas, así como modificar la intensidad del entrenamiento durante los primeros días, son dos pautas muy importantes a tener en cuenta.

Aumenta de forma progresiva la duración e intensidad de tus entrenamientos en los periodos más calurosos para que el organismo pueda adaptarse a este tipo de entrenamiento.

Entrenar con calor no siempre es evitable, por ello usa el sentido común, protégete y escucha tu cuerpo para adaptar tus entrenamientos según la situación a la que te enfrentes.

Laura García Cervantes
Laura García Cervantes
Dra. Ciencias de la Actividad Física y el Deporte

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
error: No puede hacer esta acción