Club La Santa Virtual Series
Artículos entrenamiento

La importancia de los objetivos deportivos

Te explicamos la importancia que tiene para el día a día de tus entrenamientos y te ayudamos a establecerlos.

Es posible que no te hayas parado a pensar en organizar tu temporada, es decir, a establecer los objetivos que quieres conseguir en este nuevo año.

Te explicamos la importancia que tiene para el día a día de tus entrenamientos y te ayudamos a establecerlos.

Razones por las que debes planificar tus objetivos

Reflexionar sobre el punto de partida

 Establecer un punto de destino te hará buscar el camino para llegar a ello y reflexionar sobre el punto de partida en el que te encuentras. De esta forma podrás conocer qué tienes ahora mismo y qué necesitas para llegar.

 Te mantendrás motivado en tus entrenamientos dado que tú has elegido dónde quieres llegar.

Cuando no marcamos una meta, puede resultarnos irrelevante saltarnos un entrenamiento por pereza o no hacerlo a la intensidad adecuada, dado que no valoramos que cada día cuenta para el objetivo final.

Buscar pequeños pasos intermedios

 Buscarás pequeños pasos intermedios a superar antes de llegar al objetivo final, que además de mantenerte motivado, te ayudarán a conocer si el camino que estás llevando a cabo es el adecuado y si estás preparado para el final, evitando así exponerte al fracaso cuando la preparación no sea la adecuada.

 Podrás establecer alternativas en el camino o incluso en el objetivo si así surgiese la necesidad.

Tener en cuenta factores extradeportivos

Hay muchos factores (personales, familiares, laborales) que pueden hacerte cambiar el objetivo o aplazarlo para asegurarte afrontarlo con mayores garantías de éxito, tenerlo en cuenta durante el proceso es muy importante para evitar la frustración.

 Consideraciones para establecer los objetivos

 Objetivos realistas y alcanzables.

Para cumplir estos adjetivos debes plantearte retos que creas que puedes conseguir tanto por tu nivel en el deporte como por los aspectos que debes cumplir para conseguirlo (tiempo, economía, sacrificios, logística, etc.).

 Objetivos medibles.

La mente tiene el poder de jugarnos malas pasadas en función de nuestro estado anímico, por lo que será necesario que además de medir y registrar tus sensaciones, tengas datos objetivos que te permitan evaluar el proceso y el resultado.

 Objetivos específicos.

La ambigüedad no se relaciona con unos resultados satisfactorios, por lo que te aconsejamos que seas lo más específico posible a la hora de proponer tus objetivos.

 Sin duda alguna, los objetivos y retos deportivos pueden ser muy personales pero la ayuda de un profesional tanto en su establecimiento como en la elaboración y seguimiento del proceso, es la clave para el éxito.

 Laura García Cervantes

 Laura García Cervantes
Laura García Cervantes

Etiquetas
Botón volver arriba
error: No puede hacer esta acción
Cerrar