Artículos entrenamiento

¿Cómo afecta el frío a nuestros músculos?

Para mantener la temperatura corporal los vasos sanguíneos se contraen para llevar más calor al interior del cuerpo

Nuestro colaborador el Dr. Gonzalo Mora de la clínica ITRAMED, nos da en este artículo una serie de consejos para poder entrenar de la mejor manera en los meses del invierno.

Nuestro cuerpo, sobre todo cuando realizamos ejercicio, está preparado para funcionar en  “ modo supervivencia”. Pero la supervivencia determina que a las partes más importantes, como son el cerebro y los órganos internos, se les proporcione antes el calor incluso a expensas de las extremidades.

Para mantener esa temperatura central de forma adecuada, los vasos sanguíneos destinados a calentar la piel y los músculos de los brazos y las piernas se contraen para llevar más calor al interior del cuerpo. El resultado es que notamos frio en los pies y en las manos y lógicamente también disminuye la temperatura de los músculos de brazos y piernas.

Se sabe desde hace tiempo, y todos los atletas lo han experimentado “en sus propias carnes”,  que la temperatura influye en el funcionamiento de los músculos. Al aumentar la temperatura aumenta también la velocidad de acortamiento y de relajación de los músculos y, por tanto, esa mayor temperatura los defiende de las lesiones.

Diversos estudios han podido confirmar que cuando la temperatura muscular cae por debajo de 32 ° C, se requiere menos energía para causar desgarros y lesiones musculares. Esto nos lleva a recomendar que, particularmente en ambientes más fríos, debemos asegurar que la temperatura muscular se eleva cerca de los niveles de la temperatura corporal central (unos 36 grados) antes del ejercicio, sobre todo del ejercicio de alta velocidad.

Es decir, debemos asegurarnos no sólo de que los grupos musculares que vamos a utilizar estén bien estirados, sino también que todos esos grupos musculares se calienten a la temperatura central en las rutinas previas al ejercicio.

Consejos para entrenar con frio

Además será conveniente incluir los dos consejos siguientes en condiciones de frio:

Utiliza pantalones cortos de compresión o tipo “leggins” y camisas de compresión debajo de la ropa deportiva habitual.

La primera capa debe estar en contacto directo con la piel, y fabricada con un tejido que absorba la humedad para que el calor generado por el ejercicio pueda disiparse de manera efectiva. Ayudará a retener parte del calor generado y evitará que el sudor nos enfríe.

Aumenta el ritmo y la velocidad de forma gradual.

Se necesita un tiempo para que el calentamiento alcance a los músculos, los tendones y las articulaciones.

Dr. Gonzalo Mora, Especialista en Cirujana Ortopédica y Traumatología. Experto en medicina regenerativa aplicada a lesiones deportivas. Director de la clínica   ITRAMED.

Más información : https://itramed.com/

Además te puede interesar
Etiquetas
triatlonnoticias.com
Botón volver arriba
error: No puede hacer esta acción