Artículos Fisioterapia

¿Cómo afecta la inactividad del confinamiento a mi cuerpo?

Qué pierdo al dejar de entrenar?,¿En cuánto tiempo se pierde la forma física?, ¿Cuánto se tarda en recuperar la condición física?

En estos momentos tan difíciles para todos los triatletas ya estamos dándole vueltas a la cabeza y pensando como y cuándo podremos volver a entrenar con “normalidad”.

Este parón ha venido sin avisar y de un día para otro han cambiado todas nuestras rutinas y planes de entrenamiento.

Muchos de nosotros ya hemos empezado a preguntarnos ¿Qué pierdo al dejar de entrenar?,¿En cuánto tiempo se pierde la forma física?

Y sobre todo ¿Cuánto se tarda en recuperar la condición física? Pues bien, todas estas dudas y algunas más las resolveremos a continuación.

Lo primero de todo hay que aclarar que por unos pocos días de inactividad no pasa nada e incluso pueden ser beneficiosos para descansar.

Así pues, los primeros días de inactividad nuestro organismo no sufre apenas cambios y las adaptaciones fisiológicas logradas mediante el ejercicio físico se mantienen casi en su totalidad.

Una vez superada la fecha de los primeros 10 días es cuando empieza a haber cambios en nuestro organismo afectando a diferentes aspectos, los cuales los vamos a nombrar a continuación.

Actividad vascular y pulsaciones

De esta forma, al permanecer varios días inactivo empezamos a perder las adaptaciones fisiológicas conseguidas mediante la realización del ejercicio regular, y uno de los primeros afectados será nuestro corazón.

Este órgano disminuirá su capacidad para bombear el mismo volumen de sangre al cuerpo, por lo que para proporcionar el mismo suministro tendrá que latir más rápido.

Por ello, al volver a la actividad cotidiana es normal que notemos que nuestras pulsaciones están ligeramente elevadas al realizar el mismo ejercicio respecto al periodo pre-inactividad.

4 semanas de inactividad deportiva
4 semanas de inactividad deportiva
8 semanas de inactividad deportiva
8 semanas de inactividad deportiva

Ácido láctico y depósitos de glucógeno

Otra de las adaptaciones que se ve implicada relativamente fácil es la de los depósitos de glucógeno. Estos depósitos almacenan la glucosa para después aportarnos energía al realizar ejercicio físico.

Con el paso de los días en inactividad la capacidad de estos depósitos de glucógeno se ve alterada y disminuye con relativa facilidad.

Además, también disminuirá la capacidad de nuestro cuerpo para asimilar y reciclar el ácido láctico. Esta disminución afectará directamente a nuestro estado de forma adelantando la aparición de la fatiga y la debilidad muscular.

VO2 Max

En cuanto al consumo máximo de oxígeno (cantidad máxima de oxígeno que el organismo puede absorber, transportar y consumir en un tiempo determinado), la primera semana no mostrará ningún cambio significativo e incluso se mantendrá.

Pero se ha demostrado que a partir de los 10 días de inactividad en sujetos entrenados puede descender entre 4% y 14% dependiendo del estado físico del deportista y los días de inactividad.

Además, también disminuirá la capacidad del músculo para utilizar el oxigeno por la alteración de la densidad de los capilares, la cantidad de mitocondrias y la actividad enzimática oxidativa.

Metabolismo Basal

El metabolismo basal (cantidad energética que necesita el cuerpo en estado de reposo total y a una temperatura ambiente constante para mantener las funciones vitales) también se verá afectado.

Al mismo tiempo que baja nuestro consumo de oxígeno, la cantidad de energía necesaria para mantener las funciones vitales también descenderá. Por ello, nuestro cuerpo necesitará menos calorías para funcionar.

Músculos

Por último, la musculatura tampoco se verá comprometida especialmente durante los primeros 10 días. A partir de la segunda semana, tal y como hemos mencionado anteriormente, se produce una disminución de la capacidad oxidativa del músculo, así como una pérdida de la masa muscular.

Los expertos aseguran que a partir del décimo día cada día de inactividad perdemos 0,5% de masa muscular.

Además, esto repercute directamente en la capacidad del músculo para generar fuerza y potencia, por lo que se ven afectados estos dos aspectos.

Hay que destacar que la pérdida de masa muscular también tiene relación con el estado del sujeto y la edad del mismo.

¿Cuál es la solución?

Bueno, pues una vez que ya sabemos todo esto, la solución es fácil ?.

Tenemos que seguir ejercitándonos en la medida de lo posible para que no perdamos en un mes esas adaptaciones fisiológicas que hemos conseguido durante tantos meses de esfuerzo y entrenamiento.

Por ello, te recomiendo realizar actividad física al menos 3 veces a la semana con una intensidad media-alta, el cual incluya tanto ejercicios aeróbicos para el sistema cardiovascular como para el fortalecimiento muscular.

Recuerda que si durante este confinamiento presentas alguna dolencia músculo-esquelética por permanecer mucho tiempo en las mismas posturas o durante la realización de algún ejercicio Fisify (https://www.fisify.com/) está a vuestra disposición para realizar cualquier consulta con fisioterapeutas profesionales y solucionar el caso mediante ejercicio terapéutico de manera totalmente gratuita.

Bibliografía

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba