10 consejos para mantener tu bicicleta en invierno

Montar en bicicleta durante el otoño o el invierno es muy estimulante aunque las duras condiciones de esta época del año pasan factura a la bicicleta.

El barro, la suciedad de los senderos, la lluvia y la nieve pueden dañar la transmisión o los rodamientos.

En este artículo de la mano de Treck nos dan una serie de consejos para mantener la bicicleta a punto.

1.Usa ropa oscura

Si vas a manipular la bicicleta lo ideal es que uses oscura. Manipularás grasa, lubricantes, y las manchas ensuciarán la ropa, pero quedarán enmascaradas bajo los tonos negros.

2.Limpia la suciedad de la bicicleta

En invierno, lo mejor es lavar la bicicleta después de cada salida para evitar que el barro se quede pegado o congelado en el cuadro, pero esto es aún más importante si vas a llevarla al taller.

Mantén limpio tu espacio de trabajo frotando bien la bicicleta con un limpiador para bicicletas y un juego de cepillos y, a continuación, enjuaga con agua a poca presión, teniendo cuidado con los rodamientos, las juntas y los casquillos para evita que entre barro.


Relacionado: Ruidos en los frenos de disco: causas y soluciones


Seca la bicicleta con un paño limpio y tómate tiempo para limpiar las juntas de la horquilla, la tija telescópica y el amortiguador si se trata de una bicicleta de doble suspensión antes de llevarla al taller.

Pero antes de nada utiliza un lavado a presión

3.Cuidado de la cadena

Coloca la bici en un potro y utiliza un limpiador de cadena específico o un cepillo de dientes viejo para limpiar todos los eslabones y comprueba que no estén desgastados.

La cadena tiende a desgastarse antes que cualquier otra parte de la transmisión, por lo que es importante dedicar tiempo para limpiarla profundamente, ya que así prolongamos su vida útil.

Una vez se haya limpiado bien la cadena, usa un lubricante húmedo y dejaremos pasar de 5 a 10 minutos para permitir que el lubricante penetre en las placas y los eslabones de la cadena.

El lubricante húmedo es preferible al lubricante seco para el invierno, ya que es más viscoso. Limpia la cadena para eliminar cualquier exceso de lubricante con un trapo limpio y seco para evitar la acumulación de polvo y suciedad.

4.Protege el cuadro

Para ayudar a que el agua y el barro no penetre en la bicicleta, rocía sellante de protección en un trapo limpio o una toalla de taller y limpia el cuadro.

Evita rociar el sellante de protección sobre el cuadro, ya que puede causar problemas si entra en contacto con las pastillas o discos de freno.


Relacionado: ¿Con qué presión hay que hinchar las ruedas de la bicicleta?


5.Comprueba la tornillería

Utiliza una llave dinamométrica para apretar todos los tornillos de acuerdo con las especificaciones. La llave dinamométrica es especialmente importante, ya que aprieta los tornillos alrededor de los componentes de carbono y en el cuadro, evitando apretarlos en exceso para no causar grietas y daños importantes.

Trabaja de delante hacia atrás comenzando por el eje delantero y el adaptador de freno, subiendo hasta la potencia, el juego de dirección, las manetas de cambio y del freno, pasando luego a las bielas, los tornillos del pivote, la tija del sillín y la abrazadera del sillín, y finalmente en la parte trasera de la bicicleta, sobre todo el adaptador del freno trasero, el desviador y el eje.

6.Las ruedas

Revisa los neumáticos para ver si hay desgaste en la banda de rodadura y cámbialos si están viejos.

Completa la configuración tubeless retirando el núcleo de la válvula y utiliza un bote pequeño de sellante para añadir más protección antipinchazos.

Cambia el núcleo de la válvula e hincha el neumático a la presión deseada.

Tómate unos minutos para revisar los radios; ya que a menudo nos olvidamos de ellos durante la temporada, por lo que es importante darle un repaso, apretándolos a mano si fuese necesario.

7.El cambio

Repasa todo el cassette, de arriba hacia abajo y de abajo hacia arriba para asegurarte de que el cambio funciona con precisión.

Si no es así, modifica los límites del desviador para alinearlo mejor, o acude a tu tienda de Trek más cercana para que te ayuden a ajustarlo correctamente.

8.Potencia de frenada

Retira las pastillas de las pinzas de freno e inspecciónelas para ver si están desgastadas.

Si tienen un aspecto vidrioso, usa un trozo de papel de lija de grano fino para raspar la superficie de las pastillas y evitar que se vaya acumulando.

Comprueba el grosor de las pastillas de freno; si las aletas de los frenos sobresalen más que la pastilla de freno, es probable que tengas que cambiarlas después de un par de rutas más.

9.El inflado

Es inusual perder mucho o algo de aire en la suspensión durante la temporada, pero merece la pena tomarse unos minutos para revisar la presión mientras tienes la bicicleta en el taller.

Comprueba la presión de la horquilla y del amortiguador trasero con una bomba de amortiguador, y realiza los ajustes necesarios en la suspensión.

Para acabar, rocía en la suspensión un poco de espray para suspensiones en las barras de la horquilla para que el mecanismo funcione con suavidad.

10.Rodamientos

Pon a punto los rodamientos más importantes para rodar con suavidad.

Durante el invierno, se suele acumular mucha suciedad, y mantener la bicicleta limpia prolongará la vida útil de los componentes.

Tira de la biela para limpiar el eje de pedalier y retira la horquilla para limpiar todos los rodamientos del juego de dirección y, a continuación, engrásalos para afrontar los senderos durante el helador inverno.

Tomarse el tiempo necesario para cuidar de la bicicleta es una forma muy gratificante de aprovechar la temporada baja.

Así estarás preparado para salir a rodar en primavera en plenas condiciones y, además, te dará la oportunidad de familiarizarte con los rodamientos y otras piezas, y así evitar crujidos no deseados en los próximos meses.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Change privacy settings