Banner Challeng LisboaVictory Endurance Noviembre 2015Banner Compex Navidad

04
Dom, Dic

La hora de la siesta por Felipe Gutiérrez: “Ahora salen todos”

felipe

Felipe Gutiérrez nos habla en esta columna de la importancia de tener un entrenador cualificado y sobre el boom del deporte.

 

Lauren Vidal y su novia Andrea Hewitt

 

Durante el año no dicen nada, están tranquilos, sin escribir sobre estas cuestiones y pasa algo y entonces salen todos a la palestra. En unos días montones de columnistas, blogueros y demás escritores llenan sus artículos sobre lo bueno o malo que es el deporte, el triatlón, las carreras de tal o cual distancia…pero tranquilos la próxima semana volverán a desaparecer y a hablar de nuevo… “de barcos”. Y la verdad el marrón nos quedará de nuevo a aquellas profesionales que tenemos en el día a día que trabajar con esas personas que se acercan al deporte, al entrenamiento a nuestro mundo. Y hasta la próxima….esperando que nunca pase nada…

Es cierto que en estos momentos hay un boom a las carreras, al triatlón a los trails de aventura, a las kilometradas muchas veces sin ton ni son. Está claro que aquellos que llevamos toda la vida defendiendo al profesional del entrenamiento, al profesional de la Educación Física y el deporte vemos como aparecen entrenadores personales, entrenadores de clubes, entrenadores de….lo que sea  y muchas veces sin formación ni titulación. Es fácil, es dinero fácil, es riesgo fácil, pero si pasa algo… pero “nunca pasa nada” o sí, pero no estoy seguro si importa a alguien, hasta que a un deportista le pasa algo y salga de nuevo a la luz.

 

hilo de corredores en la transvulcania

 

Y no digamos la cantidad de los llamados ahora modernamente runners que se autoentrenan o siguen consejos de entrenadores amigos que se han leído las últimas novedades sobre el entrenamiento en internet y que son de dudosa formación. No tienen claro que pueden perjudicar la salud de su supuesto atleta.

Desgraciadamente ahora salen a la luz aquellos que opinan y critican de tal o cual caso. Anda que no ha corrido tinta lo del fallecimiento del atleta que corriendo la Behobia murió al cruzar la meta. Sin saber nada de entrenamientos, esfuerzos y demás piden más control, etc…parece que solo se van a acordar de esto en estos momentos para que en sus escritos aparezca el deporte solo cuando algo grave pasa.

Evidentemente ese es el punto donde no nos puede llevar nunca el mal entrenamiento, la mala planificación. Está claro que el nuevo deportista quiere esos retos, quiere correr uno o más maratones al año, muchos más que cualquier profesional del atletismo o unos cuantos triatlones largos, o unas cuantas subidas al cerro de su pueblo.

A mí no me gusta que los organizadores vendan todos esos kilómetros de un montón de horas, o todos esos triatlones de no sé cuantas horas, o todos esos ultratrails como un pack de salud cuando es algo fuerte para aquellos que no están preparados e incluso para aquellos que aún preparados no tienen las revisiones o controles correspondientes.

Y ya no digamos las diferentes marcas de zapatillas y demás complementos. Si las pruebas fueran más cortas quizá habría menos problemas de salud, pero se venderían menos en el mercado del runner (con lo bonito que suena corredor o atleta), o del triatleta que busca su medallas de finisher, uhhh que daño hace esa medallita cada año y no solo para la economía del bolsillo.

El primer control sin duda ya lo tiene que hacer el profesional que trabaja con ellos en el día a día. Verles, observarles y advertirles cuando ellos deciden que pueden o no pueden hacer ese reto.

Pero sin duda después de ese primer “control” del profesional estaría muy bien que la sociedad se mentalizara para además de hacer deporte, pudieran hacer una prueba de esfuerzo o un buen reconocimiento médico para que valoren su salud cardiovascular e intentar descartar cualquier anomalía. Después ya vendrán las adquisición de zapatillas o bicis o…

Si a todo esto añades un responsable de tus entrenamientos y dejas las consultas a internet “que lo sabe todo”, si pones en tu vida un profesional de la actividad física sin duda los riesgos serán menores.

Con o sin entrenador cualificado deberás tener PACIENCIA, palabra mágica para ir superándose, para ir progresando, para intentar evitar los problemas que sin duda irán saliendo.

Todo esto es realmente preocupante y lo mismo que parece que los “profesionales” aparecen de debajo de las piedras, algunos el mismo día que se ponen un dorsal en una carrera, se piensan que ese es el título que le otorga S.M El Rey para poder impartir conocimientos a los que aún no han corrido ninguna, incluso algunos los ponen en su despacho como cualquier título universitario.

Y para que la siesta de los miércoles no sea del todo placentera a la cabeza me vienen la montaña de entrenadores cualificados o no que imparten sus conocimientos por internet. Si pagas te envían un entrenamiento y según lo que pagues podrás llamarles una o dos veces o las que sean para aclarar dudas. Ya si pagas el máximo puedes llamarle todo lo que quieras…No dudo que esto no me hará tener más amigos entre los gurús del entrenamiento deportivo pero me rondaba en la cabeza y después de no dejarme dormir tranquilamente me apetecía escribirlo.

Abogo por el entrenador de toda la vida, aquel que vemos diariamente, que nos enfadamos con él, que nos mete una bronca de vez en cuando, que “no se casa” con nadie y que convive en el día a día con nuestros entrenamientos, nuestros problemas… ¡Con lo chulo que es ver las caras  en el día a día de los deportistas en los diferentes esfuerzos!

De eso es lo que tienen que hablar todos los “escritores” de columnas, de blogs, de programas de radio o televisión… Bueno, estos últimos no dirán nada, antes está el tupe de Messi o las botas fluorescentes de Ronaldo.

Seguramente se seguirán acordando de estos deportes cuando haya algún accidente, cuando alguien se muera, pero seguiremos sin intentar concienciar al atleta e incluso al runner que para eso paga el doble por serlo.

Quiero dedicar unas líneas a Laurent Vidal, quinto en el triatlón de los Juegos de Londres 2012, y murió de un infarto en su casa de Gigean, al sur de Francia.

En abril de 2014, Vidal había sufrido una arritmia que lo dejó en estado de coma. Tras ese episodio, el atleta explicó: "El deporte ahora es secundario para mí". Y luego dijo una frase que hoy causa congoja en Francia: "El triatlón es una pasión, pero no representa nada comparado con la vida".

Despues de este episodio del 2014, Vidal se dedicó a entrenar a la triatleta neozelandesa Andrea Hewitt, actual subcampeona mundial, con quien tenía planes de casamiento para octubre de 2016.

Yo solo quiero que ese pequeño recuerdo nos sirva para que la sociedad piense en su salud, en la prevención y no solo de los que están metidos en el deporte “hasta las cejas”, creo que debería haber ya un plan de prevención nacional en la edad escolar, en nuestros futuros ciudadanos, nuestros futuros deportistas y aunque muchas situaciones no se puedan controlar como ejemplo el de Laurent Vidal, seguramente se podría prever la de otros.

Esperemos que los medios escriban y escriban sobre la prevención como ya hicimos otros en algunos momentos en nuestras columnas. Por favor no aparezcáis solo ahora y volver a escribir antes de que haya “otro caso” noticiable,

Felipe Gutiérrez

¿Todavía no nos sigues en redes?

Tambíen te puede interesar...