Banner Challeng LisboaVictory Endurance Noviembre 2015Banner Compex Navidad

09
Vie, Dic

Recuperación activa con COMPEX

Tri-consejos

La recuperación activa consiste en una sesión de electroestimulación muy específica de unos 24 minutos.

 

Recuperación activa con COMPEX

La recuperación activa de COMPEX  empieza por una estimulación a una frecuencia baja, que disminuye progresivamente y automáticamente cada dos minutos, para acabar a la más baja frecuencia. Así se impone una actividad muy particular a las fibras musculares, que les permite recuperarse más eficazmente y disminuir considerablemente la sobrecarga muscular.

La recuperación activa consiste en una sesión de electroestimulación muy específica de unos 24 minutos.

 

Recuperación activa con COMPEX

La recuperación activa de COMPEX  empieza por una estimulación a una frecuencia baja, que disminuye progresivamente y automáticamente cada dos minutos, para acabar a la más baja frecuencia. Así se impone una actividad muy particular a las fibras musculares, que les permite recuperarse más eficazmente y disminuir considerablemente la sobrecarga muscular.


Ventajas y aspectos sobre los que actúa la técnica:

Ventaja principal:

Contrariamente a la práctica de la vuelta a la calma o del día después de una competición o de un entrenamiento duro, esta técnica no aporta un suplemento de fatiga general ni cardiovascular. No exige esfuerzo físico, ni impone una sobrecarga de molestias osteo-tendinosas.

Reducción del índice de lactato:

La acumulación de lactato causa una fatiga muscular. Los procedimientos que aceleran su eliminación permiten, pues, una mejor recuperación muscular. La recuperación activa con Compex produce una actividad de intensidad decreciente. Los primeros minutos de estimulación imponen una actividad a las fibras musculares a un porcentaje relativamente elevado de su VO2max, que decrecerá progresivamente a medida que decrece la frecuencia. La técnica respeta, en lo que se refiere a la reducción del índice de lactato, el protocolo ideal de la recuperación activa aeróbica, sin por eso presentar los inconvenientes (aumento de fatiga psíquica, general, cardiovascular y osteo-tendinosa).

Aumento del flujo sanguíneo intramuscular:

El aumento del flujo sanguíneo en un tejido en general y en el músculo en particular, permite una restauración más rápida de la función y del equilibrio de las células, así como del líquido intersticial. En efecto, cuando el flujo sanguíneo se aumenta, la eliminación de las toxinas se acelera y, tanto el equilibrio iónico como las reservas de glucógeno, se restauran más rápidamente. Esta restauración será más fácil, cuanto más rápidamente se asegure un aporte de agua, sales minerales e hidratos de carbono, a través de la alimentación.

Se ha demostrado perfectamente que una electroestimulación de buena calidad aumenta muy sensiblemente el flujo sanguíneo arterial en las masas musculares sometidas a estimulación. Este aumento del flujo arterial es considerable, ya que el flujo de reposo se multiplica por 5; y esto, sin acelerar la frecuencia cardíaca y sin aumentar la presión arterial, o sea, sin aumento de la fatiga general. Por otra parte, el flujo venoso de retorno también se aumenta en la misma proporción que el arterial. De esta manera se produce un verdadero drenaje venoso, particularmente eficaz contra la sensación de piernas pesadas. También se estima que el efecto mecánico de las sacudidas musculares sucesivas, presionando las estructuras vasculares (efecto de bombeo) mejora el drenaje linfático.

Efecto antálgico (analgésico) endorfínico:

En el sistema nervioso central, producimos péptidos naturales en cantidades variables, que son capaces de fijarse sobre los mismos receptores que la morfina. Estos péptidos inducen, pues, una disminución del dolor (efecto antálgico), así como una relajación general de la musculatura y una disminución de la ansiedad. Estas sustancias naturales se llaman endorfinas y encefalinas. Desde hace varios años, se sabe que se puede aumentar la producción de estas sustancias gracias a diferentes estímulos y particularmente, con impulsos eléctricos. Así pues, después del efecto de eliminación de lactato y el efecto de aumento del flujo, el decrecimiento progresivo de la frecuencia va a llevar a la sesión de recuperación activa a producir un efecto llamado endorfínico, produciendo una disminución considerable del dolor.

Efecto relajación y descontracturante:

El aumento de la producción endorfínica conlleva, además de un efecto antálgico, una relajación muscular generalizada. Además de esta relajación general, la estimulación con frecuencias más bajas produce un efecto descontracturante local en las masas musculares sometidas a la estimulación. La utilización médica de la electroestimulación para modificar la tonicidad muscular existe ya desde hace bastantes años. Este efecto descontracturante se mantiene durante varias horas después de la estimulación y permite un mejor control de los movimientos efectuados con los músculos en cuestión.

Así pues, después del efecto de eliminación del ácido láctico y el efecto de aumento del flujo, el decrecimiento progresivo de la frecuencia va a llevar a la sesión de recuperación activa a producir un efecto llamado endorfinico, produciendo una disminución de la sensación del dolor.
Seguidamente, se obtiene un efecto descontracturante local, durante los últimos minutos de la sesión, gracias a las frecuencias más bajas.

Se recomienda usar el programa entre los 15 minutos y las 3 horas siguientes a la realización de la actividad.

Más información: http://www.compex.info/es_ES/index.html

¿Todavía no nos sigues en redes?

Tambíen te puede interesar...