EL conductor ebrio condenado a un año y nueve meses por arrollar a ocho ciclistas y darse a la fuga

{wbamp-meta name=”image” url=”images/stories/noticias_08/accidente-ciclista-mallorca-muro.jpg” width=”300″ height=”150″}

El conductor, que triplicó la tasa máxima de alcoholemia, atropelló a un pelotón en abril de 2013 y dejó tres heridos graves

Según informa el diario de Mallorca un juzgado penal de Palma ha condenado a un conductor a un año y nueve meses de prisión por circular ebrio, atropellar a un pelotón de ocho ciclistas alemanes y darse a la fuga dejando a tres deportistas heridos de gravedad en la carretera de Can Picafort a Muro a principios de abril de 2013.

El acusado, español de 39 años, triplicó la tasa máxima permitida de alcoholemia y fue localizado una hora después del aparatoso siniestro.

El magistrado también le ha impuesto la privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores durante cuatro años, lo que conlleva la pérdida de la vigencia del permiso de conducción.

El coche que atropelló al pelotón de ocho ciclistas alemanes en la carretera de Can Picafort a Muro y se dio a la fuga la tarde del pasado 6 de abril de 2013 perdió varias piezas tras el accidente, entre ellas un retrovisor.

La Guardia Civil de Tráfico se volcó en las pesquisas para tratar de dar con el conductor. Tras tomar declaración a varios testigos, pasada una hora, los agentes hallaron el Peugeot huido en una calle de Muro. También localizaron al conductor ebrio.

No entrará en la cárcel

El sospechoso no entrará en la cárcel porque se le ha suspendido la pena de prisión por un periodo de cuatro años. Inicialmente, se enfrentaba a una petición del fiscal de dos años y medio de privación de libertad.

Según la fiscalía, el sospechoso circulaba con sus facultades psicofísicas mermadas por la previa ingesta de bebidas alcohólicas. Conducía completamente desatento a las circunstancias del tráfico, por lo que no se percató de la presencia de un pelotón de ciclistas formado por ocho personas que rodaban correctamente, provistos de casco e indumentaria adecuada. Los deportistas circulaban en pelotón de dos filas paralelas sobre el carril derecho de la calzada, sentido Muro.

Los ciclistas eran perfectamente visibles para el acusado, quien, dadas sus condiciones psicofísicas, se apercibió de forma tardía de la presencia del pelotón. Al no calcular la distancia, velocidad de aproximación y no mantener el intervalo de seguridad lateral respecto al grupo de deportistas, inició una maniobra evasiva de frenado y leve giro a la izquierda, pero no pudo evitar arrollar por alcance a uno de los ciclistas.

Atropello múltiple

El encausado embistió al deportista que iba detrás del pelotón a la izquierda. A medida que rebasaba al grupo, colisionó a continuación de forma lateral contra otros tres corredores que se hallaban en el lado izquierdo. Todo ello provocó que las bicicletas se desplazaran de forma lateral y, como consecuencia, se cayeron al suelo el resto de ciclistas del grupo. Tres de ellos resultaron heridos graves y los otros cinco sufrieron lesiones leves.

Acto seguido, el conductor sospechoso abandonó el lugar de los hechos. No se paró ni se percató del resultado del aparatoso siniestro ni se preocupó de si las víctimas necesitaban ayuda, sino que continuó sin más su marcha.

Transcurrida más de una hora, la Guardia Civil localizó al acusado. Al ser sometido a la prueba de alcoholemia, dio resultado positivo al triplicar la tasa máxima legal permitida (0,25 mg/l). En un primer test, realizado a las ocho y media de la tarde, arrojó un resultado de 0,85 mg/l de aire espirado. Mientras, en la segunda prueba, practicada a las nueve menos diez minutos, dio una tasa de 0,87 mg/l. Además, el hombre presentaba signos externos de encontrarse en estado ebrio: rostro congestionado, ojos velados muy humedecidos, pupilas dilatadas, comportamiento exaltado, habla pastosa, incoherencias, repetición de frases e ideas o volumen elevado de voz.

El primer ciclista que fue arrollado resultó herido grave con policontusiones, traumatismo cervical y torácico y herida incisocontusa en una oreja. Precisó tratamiento quirúrgico y estuvo once días hospitalizado. Tardó más de 500 días en curarse y le ha quedado como secuela un trastorno que hace que vea doble.

Otra deportista atropellada padeció policontusiones y una fractura del peroné con estallido óseo distal y distorsión en la articulación. Tuvo que ser operada, pasó diez días en el hospital y tardó 84 días en sanar. También le han quedado secuelas.

La tercera ciclista herida resultó policontusionada con tendinitis y tardó 131 días en curarse. El resto de deportistas sufrieron lesiones leves. Todos los perjudicados fueron indemnizados por el seguro. La jueza intervino el carné al acusado durante 3 años y medio.

Desde Triatlón Noticias trabajamos para intentar concienciar a los ciclistas y conductores intentando informar de las buenas conductas y del reglamento para evitar estas trágicas noticias.

A continuación os dejamos una serie de enlaces donde se muestran diversos escenarios y como hay que actuar ante ellos

Fuente: Diario de Mallorca