Banner Challeng LisboaVictory Endurance Noviembre 2015Banner Compex Navidad

06
Mar, Dic

La importancia del colágeno en el cuerpo humano

Nutrición deportiva

Es la proteína más abundante en el cuerpo humano y forma los huesos, ligamentos y tendones.

 

Colageno con magnesio de AMLSPORT

Nuestro colaborador AMLSPORT nos cuenta en este artículo la importancia que tiene el colágeno en la formación de huesos, los cartílagos, los tendones y los ligamentos

El colágeno constituye el 38% de la proteína total del cuerpo humano, lo que nos indica que con una enorme diferencia es la más abundante en nuestro organismo.

Es la proteína más abundante en el cuerpo humano y forma los huesos, ligamentos y tendones.

 

Colageno con magnesio de AMLSPORT

Nuestro colaborador AMLSPORT nos cuenta en este artículo la importancia que tiene el colágeno en la formación de huesos, los cartílagos, los tendones y los ligamentos

El colágeno constituye el 38% de la proteína total del cuerpo humano, lo que nos indica que con una enorme diferencia es la más abundante en nuestro organismo.

Forma los huesos, los cartílagos, los tendones y los ligamentos, lo que significa que toda la proteína del esqueleto es colágeno; aunque en los ligamentos hay una parte de elastina, los aminoácidos de esta son los mismos que los del colágeno.

Además, hay colágeno en la córnea, encías, piel y cuero cabelludo y precisamente el deterioro o la mejoría en estos tejidos se aprecia más rápidamente que en el esqueleto.

Una vez que hemos repasado la importancia de poder formar colágeno, hemos de tener en cuenta la singularidad de esta proteína, que es la única en la que el 60% de los aminoácidos que la componen, son solo tres (glicina, prolina y lisina).

Entonces, si queremos que nuestro organismo lo forme, el ideal es tomar colágeno y, de hecho, hace años, a diario en la comida había una sopa en la que durante horas se habían cocido huesos; en casa ponían rodilla de ternera y cuando se mataban pollos, sus patas peladas de la piel amarilla y cortadas las uñas. Es decir, se tenían unos conocimientos basados en la experiencia, de que era conveniente tomar colágeno en las sopas o de platos como las “manitas de cordero” o patas de cerdo, o los callos a la madrileña.

Estas comidas no eran caras, pero requieren pasar tiempo en la cocina que es algo de lo que no disponen las personas que trabajan fuera de casa y, además, a fuerza de no hacerlas, se han perdido recetas culinarias que dominaban nuestras madres y abuelas.

Más información: http://www.amlsport.com/

¿Todavía no nos sigues en redes?

Tambíen te puede interesar...