Ayer se disputó la última etapa de este exclusivo triatlón donde solo han competido los 10 mejores hombres y las 10 mejores mujeres en cada una de las categorías.

 

La competición de hoy consistía en un triatlón sprint a modo de persecución como ocurre en otros deportes como el biatlon. En la carrera masculina Richard Murray era el primero en tomar la salida, a 1'05'' de el lo hacia el estadounidense Cam Dye, a 13'' de este el neocelandés Terenzo Bozzone, a 51'' de Bozzone el australiano Aaron Royle y así sucesivamente los otros 6 triateltas. Murray se encargó de administrar la ventaja y se llevó la victoria con un tiempo global de 3:35:35, segundo fue Cam Dye quien recortó tiempo al sudafrícano, pero no el suficiente como para poner en peligro la victoria. Dye paró el cronometro en 3:36:04 y tercero fue Royle con 3:38:19 quien pudo con Bozzone por solo 6''.

En la carrera femenina la campeona olímpica Gwen Jorgensen fue la primera en tomar la salida, a 45'' de ella lo hizo la británica Holly Lawrence y 10'' después Flora Duffy. Duffy realizo una gran remontada, rebasó a Lawrence y se quedó muy cerca de Jorgensen quien se llevo la victoria con un tiempo global de 3:55:01, segunda fue la bermudense Duffy con 3:55:19 y tercera la británica Lawrence con 3:56:17. El podio de la categoría femenina es el de mayor prestigio de todos los podios que ha habido en triatlón en 2016: la campeona olímpica, la campeona del mundo y la campeona del mundo de IM 70.3.

Fotos: Facebook Island House