Miriam Casillas se ha marchado a Estados Unidos para entrenar con el conocido #TheTriathlonSquad, un grupo de entrenamiento dirigido por el entrenador Paulo Sousa del que forman parte triatletas de varios países.

La extremeña Miriam Casillas es una triatleta de élite y hasta ahora su vida ha estado a caballo entre el triatlón y la carrera de medicina. Una vez terminado los estudios universitarios ahora toca centrarse en el deporte.  Para ello se ha marchado a Estados Unidos para entrenar con el conocido #TheTriathlonSquad, un grupo de entrenamiento dirigido por el entrenador Paulo Sousa del que forman parte triatletas de varios países.

La base invernal la tienen en la localidad californiana de Carlsbad, donde trabajarán hasta la época estival. Después se les podrá ver entrenando en Banyolas (Cataluña) y sus alrededores.

“Para la temporada 2018 he hecho grandes cambios en cuanto a mi vida deportiva y, por consiguiente, en mi vida en general”, son las palabras de la deportista pacense sobre su cambio de residencia.

Una vez finalizados los estudios de medicina la extremeña busca ser mejor triatleta y sacar su máximo potencial. “Tras un año complicado para mí y teniendo en cuenta que ya he terminado mis estudios de Medicina busco el ser mejor triatleta cada día y sacar mi máximo rendimiento, en este grupo y con este entrenador encontré a la persona adecuada para guiarme y a gente que comparte mi misma forma de ver y vivir el deporte

.Aunque todavía se está aclimatando a su nueva vida, está lejos de su casa, en un ambiente distinto, con horarios y rutinas diferentes y afirma que es “24 horas triatleta y lo demás gira en torno a esto”.

 

 Sobre la vida en Estados Unidos su primera impresión ha sido buena, con cosas que han superado sus expectativas.

Lo que más me ha sorprendido hasta ahora ha sido a la hora de hacer la compra, el ‘tamaño americano’ o como ir a comprar arroz y solo encontrar paquetes de 11 kilos”, ha explicado la triatleta pacense.

Respecto al grupo de trabajo le sorprende el irse a cenar a las 17:30 o 18 horas de la tarde y acostarse sobre las 21 horas aunque afirma que se está adaptando “muy bien”.

Cualquier cambio es complicado, sobre todo tan drástico, pero Miriam comenta que a la hora de tomar la decisión tuvo todo el apoyo de su familia y amigos y que eso le había “facilitado mucho las cosas”.

“Sin duda el jamón extremeño”, es lo que ha respondido Casillas al ser preguntada sobre lo que iba a echar menos de su nueva vida, exceptuando su familia y amigos.

En cuanto a los objetivos que se marca busca entrenar con normalidad, “por ahora mi objetivo ha sido recuperarme de la cirugía por la que tuve que pasar en julio debido a un ganglio en mi pie izquierdo, poder entrenar con normalidad y empezar a competir primero en copas del Mundo y si todo va bien en las Series Mundiales en este 2018. Mi gran reto a largo plazo es estar y ser competitiva en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020”, ha explicado Miriam Casillas.

Fotos Instagram Miriam Casillas @miriamcasillasg / @wagner.araujo.photo