Banner Challeng LisboaVictory Endurance Noviembre 2015Banner Compex Navidad

04
Dom, Dic

Análisis la temporada olímpica de gómez noya

Triatlon

Si parte de la magia del deporte radica en derribar barreras míticas, una de las infranqueables en el triatlón la fijan los 29 minutos en el diez mil final a pie tras el esfuerzo de 1.500 metros a nado y 40 kilómetros sobre la bicicleta. Y Javier Gómez Noya, uno de los mejores especialistas de todos los tiempos, se ha fijado ese reto aún virgen como la mejor manera de optar a la medalla olímpica el 7 de agosto del año próximo en los Juegos de Londres 2012. «El circuito de Hyde Park, tan llano en los sectores de bici y carrera, va a exigir un tiempo muy cercano a ese para ganar», explica su entrenador, Omar González.

Ambos rebasan estos días el kilómetro cero hacia el podio, poniendo la máquina en marcha tras unas semanas de vacaciones, atendiendo compromisos antes de machacarse en sesiones interminables.

El podio de Hyde Park como alimento de la motivación, la velocidad punta como camino para conseguirlo. Doble campeón del Mundo y de Europa, ganador de 15 pruebas de la Copa del Mundo, a Gómez Noya solo le falta la medalla olímpica en su imponente palmarés. Así que la temporada que ahora inicia no será una cualquiera. Impondrá sacrificios para primar el reto de los Juegos Olímpicos.

http://www.atlantico.net/resize.php?pic=imagenes/elementos/256_20110918215852890.jpg&tipo=350

La quinta cita del año

De entrada, el ferrolano ha comenzado a entrenar un par de semanas antes de lo habitual. «Queremos ir con mucha calma», explica su entrenador. «Renunciaremos a muchas pruebas. Otros años, en agosto ya iba por su octavo o noveno triatlón. Creemos que Javi suele alcanzar su pico de forma en su quinta competición, y esa será la de Londres».

El plan inicial de Gómez Noya incluye el Europeo de Eilat (Israel) el 21 de abril, y pruebas del Campeonato del Mundo en mayo en Madrid, en junio en Kitzbuhel y en julio en Hamburgo, apenas quince días antes de la batalla olímpica en Hyde Park. Sobre el circuito de Londres ya se exhibió en el 2010, cuando su ritmo infernal le costó un desfallecimiento a su gran rival, el inglés Alistair Brownlee, que cruzó la meta dando tumbos.

Plato de 53 dientes en Hyde Park

Pero el pulso del triatleta gallego con su rival británico, superior en el 2011, le exige una mejoría constante que pasa por ganar velocidad. «Javi ya sube bien en bicicleta, pero en Londres no hay cuestas. Allí no quitará el plato grande de 53 dientes en ningún momento, y jugará con piñones de entre 13 y 15. Llegará a ir a 50 por hora en los Juegos, con una media de 45, superior a la habitual. Así que bajará el volumen de trabajo para entrenar más como un rodador o contrarrelojista. Tendrá sesiones a ritmos altos para ir más rápido. En invierno, no habrá salidas de más de 100 kilómetros, ni tantos puertos, sino que moverá desarrollos más altos. Como dato, completará menos de 10.000 kilómetros, en lugar de los 15.000 otros años», detalla Omar González.

La barrera de los 29 minutos

«En todo caso, no es normal que cuaje una escapada en los Juegos. Donde se decidirán las medallas es en el 10.000 final a pie, sobre un trazado para volar. A lo mejor hay que correr por debajo de los 29 minutos, 17 segundos menos que el mejor tiempo de la historia del triatlón, su propio 29.17 de Hamburgo 2010», recuerda el entrenador de Gómez Noya, que diseñará esta temporada «más horas técnica de carrera, mucho trabajo en cuestas para aumentar la fuerza, y transferirlo luego a la pista».

En este caso, el de la carrera pedestre, Gómez Noya «subirá volumen e intensidad, y pasará de los 3.500 kilómetros anuales de preparación en lugar de los 3.000 justos del 2011».

Renuncias

Las renuncias de Gómez Noya para lograr la medalla de los Juegos incluyen las primeras pruebas del Mundial a las que solía acudir. No irá a Sídney ni a San Diego. «Los viajes intercontinentales que implican cambios horarios, al final, suponen un contratiempo grande. Si queremos la medalla no podemos acudir a todas las carreras», explica González. De esta forma, evitará también algún enfrentamiento directo con Alistair Brownlee, su gran rival, que sí competirá en San Diego. «Si le ganamos, quizá le motivemos aún más, y si nos supera, igual nos crea algún tipo de dudas. Lo vamos a retrasar a los meses previos a los Juegos, donde será inevitable», añade el entrenador del bicampeón mundial. Porque el británico, también doble campeón, ha sido casi el único capaz de superar al ferrolano en su mejor momento.

Fuente:lavozdegalicia.es

¿Todavía no nos sigues en redes?

Tambíen te puede interesar...