Para que ganes destreza y confianza sobre tu bici y puedas aplicarlo en este tipo de situaciones, te proponemos una serie de ejercicios técnicos.

A veces nos centramos en sumar kilómetros sobre la bici y nos olvidamos de las situaciones reales de las competiciones, sus bajadas y subidas, sus giros de 90º y 180º, sus grupos de gente de diferente nivel que ruedan a nuestro lado.  Para que ganes destreza y confianza sobre tu bici y puedas aplicarlo en este tipo de situaciones, te proponemos una serie de ejercicios técnicos.

Es preferible que busques una zona sin mucho tráfico con algunas cuestas y rotondas, los polígonos industriales, fuera de horario laboral, suelen ser un buen sitio para ello.

Zigzag entre obstáculos.

Coloca conos o pequeños objetos de forma contigua sobre una línea con una separación de un metro. Debes hacer zigzag entre ellos sin rozar ninguno ni perder el equilibrio. Puedes añadir dificultad aumentando tu velocidad y/o disminuyendo la distancia entre los objetos.

Paso estrecho y en línea.

Limita un paso estrecho por el que tengas de pedalear manteniendo la dirección rectilínea de tu bici. Poco a poco reduce su anchura hasta que el objetivo sea mantenerte sobre una línea. Te aconsejamos que lleves tu mirada unos 10-15 metros por delante de la rueda delantera.

Subir y bajar rampas.

Sigue trabajando tu dominio y estabilidad sobre la bici con el paso de rampas de diferente desnivel y anchura. Colocando un tablón de madera sobre un tubo hará una rampa tipo balancín que añade dificultad a este ejercicio.

Soltar las manos.

Practica el pedaleo con una sola mano o incluso sin ninguna. Durante una carrera necesitarás beber o incluso ajustarte alguna prenda, por lo que esta habilidad es imprescindible. Fíjate que al soltar la mano no gires el manillar, de forma que la trayectoria continúe su dirección rectilínea.

Pedalear con un/a compañero/a pegado al hombro.

Esto te ayudará a sentirte más cómodo/a cuando se formen pelotones en la competición, de manera que puede haber pequeños empujones y roces que no te harán perder la calma si ya lo has trabajado.

Ponerse de pie.

Es importante trabajar el momento de levantarse y sentarse de nuevo para evitar perder velocidad en estos movimientos. Para ello te recomendamos que hagas un pequeño golpe de riñón a la bicicleta impulsándola hacia delante, tanto levantarte como al sentarte. Las primeras veces estarás pensando en ellos pero verás que al final se vuelve un gesto inconsciente y automático.

Curvas y giros.

La forma de realizarlos va a depender mucho del tipo de curva, la velocidad y el estado del asfalto, por ello debes tener la habilidad suficiente que te permita hacerlas con seguridad a pesar de estas circunstancias.

De forma general podemos aconsejarte frenar antes de entrar a la curva, llevar el cambio en el punto que favorezca la primera pedalada a la salida de la misma, mantener el pie exterior estirado y presionando el pedal, mientras que la pierna interior se flexiona y se inclina el peso hacia ella. Mantén tu mirada hacia el final de la curva y no pedalees hasta terminarla para evitar que el pedal del interior roce contra el suelo y pierdas el equilibrio.

Con estos ejercicios podrás conseguir cada vez más seguridad y confianza encima de tu bicicleta, de forma que cualquier situación que pueda darse durante la competición no te haga temblar ni dudar de tus capacidades.

Laura García Cervantes

Dra. Ciencias de la Actividad Física y el Deporte

Directora Técnica Club Trikatlón Tres Cantos

Entrenadora Superior de Triatlón y Natación

Entrenadora Especialista en Paratriatlón