(Tiempo estimado de lectura: 2 - 4 minutos)

El desarrollo y la cadencia para entrenar triatlón son dos conceptos imprescindibles a conocer que conllevan multitud de dudas y confusiones. Por ello, vamos a explicarte ambos conceptos y la relación que existe entre ambos.

El desarrollo

El desarrollo de una bicicleta es la combinación entre las marchas y las velocidades que presenta, es decir, entre los platos y los piñones.

Más concretamente son los dientes de cada uno de los platos y cada una de las coronas que forman el cassette (o piñonera) lo que marca el desarrollo.

De esta forma, cuando nos mencionan una combinación del plato de 50x34 quiere decir que la bici presenta un plato grande de 50 dientes y uno pequeño 34.

En cuanto al cassette la expresión 11x28 nos expresará de la misma forma que el piñón pequeño es de 11 dientes y el grande de 28 dientes, aunque en este caso además suele especificarse el número de velocidades (10vx11x28).

La expansión de la práctica de triatlón a nivel popular ha dado lugar a desarrollos polivalentes que permitan afrontar los desniveles a cualquier deportista.

Un ejemplo de ello son los sistemas compact, que presentan platos de 50x36 o 50x34 frente a los tradicionales platos de 53x39. La diferencia entre ambos es que los tradicionales permiten mayor avance por pedalada a igualdad de piñón, sin embargo requieren aplicar más fuerza.

La importancia del desarrollo radica en que nos determina la distancia que recorre la bicicleta por cada vuelta completa de las bielas mediante una pequeña fórmula (los metros que recorremos):

Por tanto podemos entender que cuanto mayor sea el plato y menor la corona, más metros avanzaremos por cada vuelta del pedal. Sin embargo la condición física nos marca nuestras posibilidades para “mover desarrollos” y pone en juego a la cadencia.

La cadencia

La cadencia se define como el número de vueltas de las bielas por minuto, es decir, número de pedaladas por minuto que comúnmente se expresa como rpm (Revoluciones por minuto). A grandes rasgos podemos entender que cuanto más costoso sea el desarrollo (desarrollos largos), menor será la cadencia, mientras que con desarrollos más cómodos (desarrollos cortos) la cadencia será más alta.

La eficiencia de pedalada se encuentra entre las 70 y las 100 rpm en función del desnivel del terreno y de la condición física del deportista. Esto significa que cadencias en torno a las 90 pedaladas por minuto presentan una buena relación entre la energía muscular utilizada para el pedaleo y el avance de la bicicleta.

En resumen, si optamos por desarrollos largos con la intención de avanzar más pero no tenemos las condiciones físicas adecuadas para mantener una cadencia eficiente, el gasto muscular que supondrá esta estrategia será muy alto.

Un ejemplo lo tenemos cuando nos sentimos “atrancados” subiendo una pendiente. Por ello, buscar desarrollos que nos permitan llevar cadencias entorno a las 90 rpm en llanos y no menos de 60 rpm en terrenos con desnivel será más adecuado.

No olvides que eres triatleta y, a pesar de que encontremos similitudes con el ciclismo, tú debes buscar más eficiencia en tus pedaladas dado que tu competición finaliza con el segmento de carrera a pie!!

Foto. ITU Media /Wagner Araujo

Laura García Cervantes

Dra. Ciencias de la Actividad Física y el Deporte

Directora Técnica Club Trikatlón Tres Cantos

Entrenadora Superior de Triatlón y Natación

Entrenadora Especialista en Paratriatlón