Banner Challeng LisboaVictory Endurance Noviembre 2015Banner Compex Navidad

03
Sáb, Dic

Tratamiento de Tendinitis rotuliana

Sección Tri-Fisio

La tendinitis rotuliana conocida también como “rodilla del saltador” es una inflamación o lesión del tendón rotuliano

 

 

 

Nuestro colaborador Clínica FisioPinar nos cuenta en este artículo como tratar esta lesión tan común entre los deportistas.

La tendinitis rotuliana conocida también como “rodilla del saltador” es una inflamación o lesión del tendón rotuliano que se caracteriza por un dolor en la cara anterior de la rodilla, debajo de la rótula, donde duele a la palpación.  Puede producir dolor al subir y bajar escaleras,  al arrodillarse o al saltar. Normalmente es una lesión producida por sobrecarga que provoca daños en el tendón.

En realidad,  el término de tendinitis está en desuso, ya que en realidad casi nunca existe una fase inflamatoria evidente,  sino que ya hay cambios a nivel del tejido del tendón, provocado por el sobreuso y la sobrecarga, lo que se denomina tendinosis.

 Por tanto:

Tendinitis: inflamación del tendón con infiltrado de células inflamatorias

Tendinosis : degeneración tendinosa sin signos clínicos ni histológicos de respuesta inflamatoria. El tendón aumenta de volumen,  pierde su color, y a veces se pueden observar uno o más nódulos sensibles a la palpación.

Tratamiento

Fase inflamatoria:

     -     Interrupción de la actividad o modificación de la misma

      -     Hielo, compresión y elevación

Fase no inflamatoria:

- Interrupción de la actividad o modificación de la misma.

-Técnicas para intentar modificar el tejido conectivo y estimular la creación de nuevo tejido como:

TRABAJO EXCÉNTRICO: Las famosas  sentadillas” que deben hacerse de forma progresiva , durante varias semanas y en ángulos no dolorosos. Consulta con tu especialista.

INDIBA: Aumenta la vascularización del tendón llevando sustancias de reparación

ONDAS DE CHOQUE: ultrasonidos de alta potencia que provocan efectos mecánicos y biológicos en el tendón

EPI: técnica  invasiva que consiste en una aplicación de una corriente galvánica a través de una aguja que provoca un proceso inflamatorio que ayuda a la reparación del tejido.

También nos puede ayudar tomar suplementos de colágeno, de zinc  o de glucosamina durante un tiempo.

Cuando hay patología muy dolorosa o bien cuando lo anterior no ha funcionado debemos volver a nuestro traumatólogo para considerar la posibilidad de una INFILTRACIÓN o incluso CIRUGÍA para los casos más graves.

Prevención y vuelta a la normalidad:

para evitar volver a lesionarnos hay que estar atentos a la intensidad y duración del entrenamiento,  a la superficie  donde entrenamos  ( esto incluye calzado y terreno ) , a la hidratación del deportista , ya que si ingerimos poca agua el tendón se puede deshidratar y más posibilidades de lesionarse y romperse, hay que realizar estiramientos antes y después del ejercicio y potenciar el cuádriceps para evitar una sobrecarga del tendón. 

Más información: http://clinicafisiopinar.com/

Foto: runneer.es

¿Todavía no nos sigues en redes?

Tambíen te puede interesar...